.

Bienvenidos :-) Los textos, pinturas, dibujos, crafts y fotografías que veis por aquí son de mi autoría, a menos que se indique lo contrario. Podéis tomar lo que queráis,
pero indicad, por favor, el lugar de procedencia. Gracias a todos por ser, gracias a todos por estar.


Welcome, all these paintings, drawings, crafts, texts and photos were created by me. I hope you enjoy them :-) You can take them if you want to, but, please, just add my name or a link to my site. If you need a translator, you have it on the right, in the sidebar.


Thanks a lot for being here.




.

27 abril 2011

La marca de Caín

.



"Y Caín se fue de la presencia de Yavhé y habitó en la tierra de Nod,
al Este del Edén"

Génesis 4, 16




Debía rondar los sesenta. Era un hombre pequeño, humilde, recortado, de una alegría pulcra y contenida. Su mirada boscosa andaba a medio camino entre el cinismo y la certeza. Era esa mirada que muestran siempre los que vienen de vivirlo todo y van de ese Todo, colmados ya y serenos, a la placidez de la nada. Tenía el pelo muy corto y blanco, una nevada capilar sin noción de fronteras, que se extendía a su rostro abrazándolo en una barba albina no del todo descuidada. Era artista y artesano. Hacedor de pequeños prodigios en cartón y gomaespuma, en tela y acrílicos, en lienzos y maderas. Sabía extraer flores de maneras exóticas de los materiales más bastos. Sabía dar vida a marionetas y amaneceres. Sabía pintar libélulas. Era evidente, en fin, que había pactado una firme alianza con la Belleza, que se le rendía, desnuda y sumisa, como a un amo protector.


Caminaba con dificultad. Pero era una dificultad antigua, tempranera, no relacionada con la embestida de los años en los huesos. Se presentó y me tendió su mano hacedora de prodigios por encima de su tinglado ambulante atestado de pequeñas magias.


No recuerdo su nombre.


—Vi tus cuadros en la exposición —afirmó, cuando le dije el mío— Supe que estabas en esa silla de ruedas antes de conocerte. Tus cuadros me lo dijeron.


—¿Y cómo se lo dijeron? —pregunté, más por cortesía que por curiosidad.


—En nuestro idioma —contestó, y en su mirada, el cinismo y la certeza, abrazados, se apartaron para dejar un hueco a una diminuta claridad.


—¿”Nuestro” idioma? ¿El idioma de quién?


—Los que llevamos la marca de Caín nos reconocemos unos a otros. Unos aprenden a hacerlo antes, otros después. Pero todos acabamos reconociendo a un hermano aunque sólo veamos de él la estela errante que su paso va dejando por el mundo.


Sonreí otra vez por cortesía y traté de no creerle. Me despedí del anciano mago y de su puesto de prodigios. La muchedumbre y las horas me alejaron de su recuerdo durante el resto del día. No le volví a ver.


Traté de no creerle…


Pero, desde entonces, cada vez que mis pinceles acarician la tela, siento una punzada candente, como una llama infinitesimal, la punta de un alfiler encendido, invisible y certero, en el centro de mi frente.



50 comentarios:

RELTIH dijo...

GUAU, QUÉ BUENO! FASCINANTE MISTERIO.
BESOS

La Dame Masquée dijo...

Madame, muy misterioso. Nos deja usted intrigados. Casi parece el comienzo de un relato más largo. Podría ser?

Buenas noches

Bisous

Eliane dijo...

Que bueno...quedó el misterio flotando!
Besotes

AMALTEA dijo...

Hay unas señales que sólo entienden quienes comparten, o han vivido experiencias vitales de esas que llamamos dramáticas. Es un lenguaje secreto que se aprenden con el sufrimiento. El mago vivió y aprendió, o sea, era un sabio.

Un abrazo.

Ana Márquez dijo...

¡Muchas gracias a los tres! :-)

No, Madame, el relato termina ahí. Está basado en hechos reales, esa conversación con el artista callejero tuvo lugar hace un par de semanas en una feria de muestras donde expuse mis cuadros en una exposición colectiva. El hombre me dejó bastante intrigada, tanto como a vos mi texto :-), y de esa intriga nació este pequeño apunte con los necesarios añadidos poéticos de mi cosecha.

La verdad es que mirándole, con aquella barba y el pelo blancos, con sus manos curtidas en labores artísticas, con su voz leve y sus ojos luminosos a pesar de la edad, parecía un antiguo sabio, de aquellos que guardaban secretos que al resto de los mortales nos fueron vedados :-)

Merlín en el siglo XXI jaja :-D Sólo le faltaba el cucurucho en la cabeza.

Beso vuestros nobles pies, Madame.

Ana Márquez dijo...

Gracias, doña Amaltea (2012 :-)) Tu comentario apareció en línea mientras escribía el mío. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Sin llegar a los extremos que inculca la religión sobre la necesidad del dolor, sí sé que quienes padecen alcanzan un tipo de sabiduría negada a los que viven de forma incosnciente si enterarse casi de que han estado aquí.

Besos y gracias.

rara calma dijo...

Ana: "La calidez que rodea al que ama, el efecto penetrante de su voz, provienen del dolor de su corazón." Esta frase hace mucho tiempo que me acompaña en mis pensamientos y sólo vuelve a hacer nido en mis enmarañados días cuando algo de sincronía, magia y coincidencia se muestra en otro lenguaje que no es de este mundo, sino que va más alla de las palabras. Esa conexión con el mago anciano, (hagamos de "anciano" el adjetivo), es una muestra, una pizca de que hay entre nosotros hilos invisibles que, ingenuamente, llamamos casualidad.

Tu relato me atrapó desde la primer línea en mi escritorio de Blogger, llegué hasta aquí y solo contuve la respiración hasta que terminé de leer. Ahora lo sabes, cada vez que hundes el pincel en la tela, se te nota la marca luminosa en la frente, ángel hermoso y claro como la belleza que intentas plasmar.

Besos! Que Dios te siga bendiciendo con misteriosos encuentros en lugares inesperados.

Primavera dijo...

Leyendo lo que decia ese viejecito me recordo aun libro llamado Demian de hermamann Hesse que habla de la marca de Cain...
Primavera

Ana Márquez dijo...

Gracias por tu extenso comentario, Calma, y por sentirte tan cerca en la lejanía. En realidad le llamo "mago" de forma alegórica, porque sacaba belleza de cualquier cosa. Vendía de todo, y todo hecho por él y su pareja, una mujer morena, bellísima, al menos diez años más joven que él, que vestía una preciosa túnica de tonos azules. Hacía marionetas, flores de tela y corcho, cajas de madera a las que daba un toque de "reliquia" muy atractivo, joyas, pinturas, de todo. Y todo con una humildad asombrosa (si hubiera sido un engreído no le hubiera dedicado ni una letra, de ese especímen tenemos de sobra).

Gracias, amiga, por tu aportación. Un beso grande.

Ana Márquez dijo...

Hola, Primavera. Por fin llegaste... :-D

Besos y gracias.

Steki dijo...

Y bueno, Ana. De alguna manera te estaba diciendo qué él también tenía alguna incapacidad. Por eso sintió que hablaba el mismo idioma contigo. Me gustó mucho tu forma de contarlo y me gustan mucho tus pinturas. Gracias por visitarme! Ya te he dejado mi respuesta en mi blog. Besito para ti. Te sigo, vale?

Steki dijo...

Jaja, dije "te sigo" y no tienes habilitado los "seguidores"! No importa. Estaré atenta! Me llevaré tu link entonces. Otro beso.

Jorge Ampuero dijo...

Me gusta la metáfora del nombre, aunque en el fondo me llevo mejor con un finado Abel.

Besos :)

Rosa María dijo...

Que belleza y al mismo tiempo enigmático, pero si entras en su pasillo es fácil seguir cómodamente hasta el final.
Bravo¡
Un besiño

Ana Márquez dijo...

Muchas gracias, Steki, Jorge, Rosa María :-)

Steki, yo le entendí perfectamente :-), pero me pareció muy poética la forma en que el anciano lo expresó. Los poetas siempre andamos a la caza y captura de una nota de lirismo que embellezca aunque sólo sea un poco este mundo cada vez más deshumanizado.

Por cierto, no tengo desactivada la herramienta de "seguidores" :-S Al menos yo no la he desactivado. Igual es cosa de Blogspot. Gracias por pasarte :-) Besos!

Steki dijo...

Jaja, listo. Se ve que lo busqué más abajo! Besos.

Miguel dijo...

Precioso relato. Lleno de misterio y fantasía. Como los que a mí me gustan. Me ha dejado intrigado. ¿Será verdad que hay seres humanos que se reconocen su interior con solo la mirada...? ¿Qué les une? Es un misterio.

Un beso.

mis letras dijo...

Debe ser facinante el encuentro entre dos artistas, tu protagonista y tu. Un abrazo.

JUAN dijo...

Hola, Ana, me ha atrapado tu relato desde la primera línea.
Es cierto, entre las personas que pertenecen al mismo grupo, sea laboral,social o de cualquier otra índole se produce cierta afinidad y, y al vivir casi las mismas experiencias, se intuye el estado de ánimo del otros. La marca de Caín es lo que Lobsang Rampa llamaba "El tercer ojo".
Te felicito por lo bien que escribes, guapa, cuánto me gustaría saber expresarme como lo haces tú.Un beso.

Carmen dijo...

¡Maravilloso!. Me has puesto el vello de punta. Yo le creo.

No le sobra ni falta nada, pero dan ganas de que el relato continúe, solo por leerte.

Un besazo

El dibujo, ¡precioso!

Rosa María dijo...

Hola Ana, no sé lo que quieres decir con esto: Por cierto, no tengo desactivada la herramienta de "seguidores" :-S Al menos yo no la he desactivado. Igual es cosa de Blogspot. Gracias por pasarte :-) Besos!

Yo ya me integré a tus seguidores y ahí estoy.

Rosario dijo...

Hola, me gusta el poema que me ha mandado.Le doy las gracias.
Saludos.

Eduardo de Vicente dijo...

Vengo desde "DE REYES, DIOSES Y HÉROES", el blog de DAME MASQUÉE, tenías un comentario al lado del mío y me ha dado por pincharte, haber donde me llevaba.
Es curioso, me ha sorprendido la imagen de esta entrada, hoy entre dormido y despierto he soñado que me salían alas. ¿Será alguna señal?.

Un cordial saludo.

JUAN JES dijo...

Tienes el don de la clarividencia, es por eso que comprendes otros lenguajes. Las líneas hermosas, lo que se dice detrás de las lineas, sobrecogedor.

Te abrazo

Julio Díaz-Escamilla dijo...

¡Estupendo! En el arte narrativo me incomoda (hasta la ira) la obviedad, la linealidad y la descolorida descripción; por ello, cuando me cuentan fábulas donde ocurren cosas, muchas cosas y cada paso escritural es suave, agradable y sorpresivo ¡ay, cuánto lo agradezco!
Felicitaciones.

santiago dijo...

queda la intriga, siempre es bueno dejar algo en el tintero para que el lector sufra un poquito.
ha sido un placer leerte y pasar por tu casa.
Un saludo

Mª Carmen dijo...

Un relato bonito y misterioso, un hombre bohemio y solitario el cuál dejó huella en tí con su personalidad,Besitos.

Ana Márquez dijo...

"... Y el Señor puso una marca a Caín, para que al encontrarse con él, nadie se atreviera a matarlo". Génesis 4:15

Es curioso, el texto bíblico no indica "dónde" puso Dios la marca a Caín, pero siempre se le ha representado con la marca en la frente... ¿Será que "habemus" poca imaginación? :-) Pues yo he caído en la misma tontería ;-)

Gracias a todos!! Un placer leeros. Un abrazo grande, grande.

Alicia María Abatilli dijo...

Hola Ana.
Te doy la bienvenida a mi lectura, porque desde hoy será una de tus lectoras asiduas.
La marca no sé dónde podemos situarla, creo que imaginación no te falta, todo lo contrario.
Un abrazo.
Alicia

Mª José dijo...

Cualquier discapacidad desarrolla otras aptitudes,otros sentidos, no hay duda...
pasar por tu rincón siempre me toca el corazón
vaya un pareado!!!
Besos preciosa

José Ramón dijo...

Ana que relato más interesante me gusta mucho gracias por su visita

Un Cordial Saludo desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

Gustavo Pertierra dijo...

Bonita viviencia excelentemente relatada,y tan misteriosa como el rumbo tomado por el propio Cain en el Genesis. Siempre me pregunté porque rumbeó "Al este del paraiso" es que ¿sabía de alguna otra creación más favorable para su persona?
Me hubiese encantado conocer a ese artista.
Recibe un afectuoso abrazo, amiga.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buenas noches Ana:
Hace tiempo que no nos vemos y te echaba en falta.Tengo una artritis en mi muñeca derecha que me impide llevar el ritmo de publicación y visitas que llevaba hace casi 3 meses.
Tu relato me ha parecido muy interesante. En la vida nos encontramos con seres que nos dejan algo más que pensando, nos dejan una huella profunda. Yo lo hubiese creído.
Te dejo un beso de ternura
Sor.Cecilia

Antonio Porpetta dijo...

Emocionante relato, Ana. Es una delicia entrar en tu blog, diseñado con tanta sensibilidad,
Un cálido saludo.

Caco dijo...

¡Vaya! me dejáis en la cabeza puros puntos suspensivos, amiga. Un profesor una vez me dijo: "Somos lo que escribimos y lo que pintamos por muy arcaico que sea". Indudablemente, al leerte me viene eso a la cabeza.

Por otro lado, puedo declarar con toda seguridad que es de las entradas que mantendré entre mis favoritas hechas por vos.

Un gran abrazo, hermosa.

Juan Risueño dijo...

Te sigo desde hace un tiempo aunque no te haya comentado nada.
Y en este primero sólo quiero dejarte palabras de ánimo a lo que tengas que afrontar y para tu pronta recuperación.
Te esperamos, y a tus palabras.

Un saludo afectuoso

José Ramón dijo...

Ana me alegro que te guste la imagen que subí al blog te deseo que este protegida por esta Virgen que es muy milagrosa que todo te vaya bien amiga.

Un cordial saludo desde…
Abstracción textos y Reflexión.

MiLaGroS dijo...

Ana, cariño. Espero que todo sea po bien y estés enseguida de vuelta. Disculpa que yo haya descuidado los blog ultimamente y no te haya visitado.No es por faltade ariño. Es que me he visto desbordada y también estoy pasando mala temporada. Te envio un beso grande.

Ana Márquez dijo...

No os preocupéis, son problemas inherentes a mi condición de paraplegic woman :-) Ya sabéis, la marca de Caín ;-) En principio, no suelen ser muy graves, a menos que algo se complique.

Si el Cielo no tiene otro parecer, espero estar de vuelta en unos días para seguir mostrándoos dibujos, pinturas, poemas, manualidades y chorraditas varias :-) Un beso grande a todos y hasta pronto.

Gustavo Pertierra dijo...

Pues lleva contigo mis mejores deseos de bienestar, seguramente así será.
Un afectuoso abrazo, querida amiga.

Teresa dijo...

Coincido con anciano, todos los que llevamos la marca de Caín, nos reconocemos por la estela que dejamos... el cariño, el amor, la esperanza... todo eso y mas, vamos dejando...

besos

Margarita dijo...

Ana, qué mistorioso ese caballero. La verdad es que hay personas que saben dejar huella aunque su paso sea como el de una estrella fugaz.

Me ha recordado a las historias que he leído de Paulo Coelho, llenas de magia y belleza. Quién sabe...

Supongo que te dejó intrigada. Yo correría al amigo Google a ver qué encuentro con eso de la marca de Caín. Si hay algo que me gusta es un misterio :).

Espero que estés bien y podamos disfrutar de tu arte pronto. Leí que vas a estar fuera del blog unos días.

Te mando un abrazo grande, guapa,

Margarita

germánico dijo...

cada día estás mas misteriosa,¿son las circustancias o eres tú? Tal vez sean las dos cosas a la vez,besitos...

Mustafa Şenalp dijo...

Çok Güzel Site. :))

Mustafa Şenalp dijo...

Çok Güzel Site. :)

Jonny J Petros dijo...

Hi Ana, I loved looking at your video slide of your work- quite impressive. Your portrait work is amazing- beautiful paintings and sketches have a great week. Sincerely,Jonny

Poseidón dijo...

hola ANA

UN PLACER LEERTE
BESOS

MarianGardi dijo...

Yo lo creo, me gustó el relato.
Las marcas o el reconocimiento no es por mediación de la mente racional. Es algo energético lo que hace reconocer a las personas que tienen gustos y pensamientos parecidos.
Es algo que se escapa a la racionalidad, es algo que pertenece al mundo de las energías de atracción o rechazo.
De esta marca, o señal, se habla en muchos libros sagrados.
También en el Apocalisis se dice que los Ángeles pondrían una señal en las puertas de los elegidos, para que nada les ocurriese.
Los sellos son promesas de un advenimiento.
Un abrazo querida Ana

MariluzGH dijo...

Hola Ana... hace mucho que no escribes nada y hoy te vi en la casa de nuestro común amigo 'Caco'... ¿te encuentras bien? espero que tu alejamiento sea solo fruto de la diversidad de creaciones que llevas entre manos siempre.

Un abrazo y disculpa el atrevimiento

Ana Márquez dijo...

Muchas grcacias a todos por mantener vivito este sitio en mi ausencia :-) Sois fantásticos.

Mari Luz, estuve pocha un par de semanas con una fuerte infección, me tuve que medicar y "ser buena" :-) conmigo misma, que no suelo serlo, pero tocaba. Después he estado ocupada con otras historias, entre ellas escanear y mejorar el contraste a toneladas de fotografías para mi nuevo blog. Muchas gracias por tu interés y preocupación, guapa.

Besos a todos, espero poder subir una entrada mañana o pasado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba