.

Bienvenidos :-) Los textos, pinturas, dibujos, crafts y fotografías que veis por aquí son de mi autoría, a menos que se indique lo contrario. Podéis tomar lo que queráis,
pero indicad, por favor, el lugar de procedencia. Gracias a todos por ser, gracias a todos por estar.


Welcome, all these paintings, drawings, crafts, texts and photos were created by me. I hope you enjoy them :-) You can take them if you want to, but, please, just add my name or a link to my site. If you need a translator, you have it on the right, in the sidebar.


Thanks a lot for being here.




.

29 marzo 2010

Cinco minutos

.





Prácticamente no veo televisión, así que tampoco veo publicidad televisiva. Conozco su utilidad, la necesidad de las grandes compañías de ampliar mercado e informar a los posibles clientes sobre sus productos en un medio tan popular. Pero no acostumbro a prestar demasiada atención porque cada vez que lo hago tengo la sensación de que “alguien” en la sombra me está agrediendo de forma sutil pero efectiva, alguien que, curiosamente, siempre “veo” oculto en un lujoso despacho con aviones y rascacielos al fondo, con una media sonrisa burlona, con los brazos cruzados por detrás de la cabeza y fumando cigarrillos caros con boquilla. No sé si os pasa a todos. Hay spots publicitarios que me parecen un auténtico insulto a la inteligencia. Otros son artísticos, sí… Y a veces son ambas cosas a la vez. De todas formas, si decido escribir algo sobre la publicidad no tengo más remedio que dedicarle algo de atención. Y eso es lo que hice anoche: reuní ganas, aparté tedio, y les permití robarme cinco minutos de algo que considero sagrado, no porque sea valioso, sino porque es una de las pocas cosas que de verdad poseo: mi tiempo.


Después de cinco minutos tuve bastante, apagué la tele y decidí hacer una lista de los mensajes erróneos (a veces subliminales, a veces absolutamente directos), las inexactitudes, las exageraciones, cuando no las mentiras descaradas que vi y escuché en tan corto periodo de tiempo, pero que son un botón de muestra de toda esa exposición de “valores” que cada día y a todas horas está recibiendo inyectada en vena sobre todo la gente joven, por ser, en principio, el sector poblacional más maleable. Y esto sin que podamos hacer nada al respecto. Sobre este asunto se han derramado océanos de tinta pero no pude ni quise reprimir mi humilde aportación al debate. Pensé que si alguien viniera de otro planeta totalmente ajeno a la Tierra, a su Historia y sus trajines y no se le permitiera obtener más información sobre la aventura de ser humano que aquella que ofrecen los anuncios publicitarios, el pobre alienígena llegaría, entre otras, a las siguientes, cuando menos, curiosas conclusiones:


-Si acudes a una entrevista de trabajo con el blanco de los ojos deslucido de nada te servirán tu currículum, tu talento personal o tu experiencia. Serás descartado sin contemplaciones.


-Los hombres nunca tienen gases. Sólo las mujeres.


-Los hombres nunca sufren estreñimiento. Sólo las mujeres.


-Las abuelas de pueblo ya comían pizza cuando eran niñas. A juzgar por la edad de las abuelas actuales, estaríamos hablando de la España rural de 1940 / 50.


-Ponerse cierta compresa es el antídoto más eficaz contra el mal humor y la depresión menstrual. Basta ponértela para que todo se vuelva color de rosa.


-La mejor arma de una mujer para triunfar en cualquier campo es una barra de labios.


-Los bancos sólo desean nuestro bien.


-Pasar hambre es divertido.


-Si bebes cierto refresco de cola no tendrás más remedio que ser feliz. Si no lo eres es porque te has equivocado de marca.


-Si tienes caspa no te amará nadie, no tendrás amigos, no tendrás éxito y no conseguirás trabajo. Sólo te queda el recurso del suicidio.


-Si tomas cierto brebaje seudolácteo tu corazón estará blindado y nunca sufrirás un infarto.


-Las personas feas no existen.


-Las personas discapacitadas no existen. (Y si existe alguna su única ocupación es vender cupones, ocupación que las hace rabiosamente felices).


-Los ancianos no existen (excepto la señora que comía pizza en la famélica España de postguerra).


-Las personas tristes no existen (excepto las que tienen caspa, que están tristes porque tienen caspa).


-Las modelos comen chocolate.


-A juzgar por la expresión de sus caras, lavarse los dientes produce un placer indescriptible.


-Ducharse produce un placer indescriptible.


-Afeitarse los hombres y depilarse las axilas las mujeres produce un placer indescriptible.


-Masticar cierto chicle produce un placer indescriptible.


-Lavarse la cabeza produce un placer indescriptible (excepto si tienes caspa, en este caso es una actividad traumática debido al sufrimiento moral que produce este problema).


-Beber cierto batido hipocalórico es prácticamente orgásmico.


-Si controlas tus evacuaciones, controlarás tu vida.


-Tener piel de naranja es un estigma vergonzoso. (Casi como tener caspa).


-Si conduces cierta marca de automóvil y, de pronto, se te cruza una vaca cuando vas a 150 por la autopista, la vaca se desvanecerá en el aire y saldrás ileso. Pero sólo si conduces esa marca de automóviles. Si conduces otra te estrellarás.


-Las agencias de seguros sólo desean nuestro bien.


-Tener los dientes de otro color que no sea blanco es un problema de primer orden. (Aunque no tan grave como tener caspa).


-Si te pones un parche anticallos podrás bailar toda la noche con unos tacones de quince centímetros sin la más mínima molestia.


-Estar gordo/a, aunque sólo sean unos kilos de más, es la peor desgracia que te podría suceder. Peor que tener caspa, peor que un divorcio, la separación de alguien que amas o una enfermedad terminal. Peor que el desempleo o la muerte de un ser querido, peor que el destierro, la locura o la incapacidad. Estar gordo/a es lo peor de lo peor.


Y ahí lo dejé. Y lo entendí. Hace tiempo que lo entiendo. Si los medios de masas te persuaden de que las nimiedades son problemas y de que los problemas son nimiedades (que se te cruce un animal grande cuando vas a 150 por una carretera no me parece cosa de risa) es comprensible que el ser humano se haya convertido en un engendro buscador de felicidades ilusorias e inalcanzables en los lugares equivocados, en una marioneta eternamente insatisfecha, persiguiendo siempre como ideales los modelos preestablecidos por otros. El descontento se cifra en ganancias y esto lo saben los voraces tiburones del merchandising. Cuánto más descontentos estemos o creamos estar, más elegante será la cifra del superávit.


Y también entendí todavía mejor una breve conversación que escuché de pasada en unos grandes almacenes hace algunas semanas. Los protagonistas eran dos chavales que, al parecer, hablaban sobre la nueva novia de un amigo que no estaba presente.


- ¿Viste el pantalón?, ja ja ja…

- … Le estaba estrecho, está rellenita…

- Qué rellenita, tío, está como una vaca, ja ja ja. Le salía la barriga por encima del cinturón, qué pasote… Qué cabrón el…

- Es una tía legal, es amiga de mi hermana Vane…

- ¿Y qué? También hay tías buenas legales y no vas haciendo el ridículo por la calle con “eso”.


.........



Y si este patrón de pensamiento fuera exclusivo de los adolescentes, el problema no sería grave...


....


Me voy a buscar la luz. Es primavera y el sol barre las sombras que se quedaron amontonadas en los rincones del patio tras la retirada del General. ¿De qué marca será el sol? Creo que es ésta la forma que tiene nuestra estrella de publicitarse a sí mismo: llevándose las sombras, prometiendo la claridad, prometiendo una felicidad pequeña, simple e instantánea. Sólo que él no gana nada a cambio, es un mal negociante…


De acuerdo, me ha convencido. Lo compro ;-)

Besos a todos.





La primera ilustración es mía y ésta última de Koldo Campos Sagaseta

24 comentarios:

Antonio dijo...

Estupenda entrada. Me he divertido e ilustrado. Yo no suelo ver la tele, salvo en muy contadas ocasiones. La considero un instrumento al servicio de la alienación y la perpetuación del sistema mercantilista. No me gusta la caja tonta, pero está haciendo mucho daño, aunque le cuelguen el sanbenito a los maestros y la enseñanza en general, estos van dinamitando todo para conformar sujetos sumisos, anodinos, mediocres y consumistas.
Por cierto, ojalá toda le gente fuera capaz de darse cuenta del juego en vinco minutos, como tú describes.
Mil besos

MAJECARMU dijo...

De acuerdo contigo Ana.El consumismo paraliza la imaginación y estanca el espiritu..Tampoco yo veo la tele.

Mi felicitación por tu crítica entrada y mi abrazo de luna llena.
Feliz Semana Santa,amiga.
M.Jesús

MarianGardi dijo...

Esto si que es un relato en toda regla y ademas muy instructivo.

Me uno a tu rebelión abajo la tele basura y los anuncios subliminales!!

Aunque a mi no me hacen efecto y con el circo de la tele basura me río que da gusto con sus payasadas jajaja

Sin embargo los debates sobre política y otros royos me aburren un ovario, son circulos viciosos que no salen del blanco y negro.
Un abrazo

Eliane dijo...

Ana: Me he reido...la verdad que tu narración está perfecta! Es así... y pensar que el sol se vende solo y no gana nada!Muy bien!
Te felicito!
Muchos besos

reltih dijo...

definitivamente es de puta madre ver comerciales tan mediocres!! por ejemplo: en mi País sólo los negros somos pobres.
excelente critica, me gusta tu post.
un beso

Guely of Sweden dijo...

La verdad es que yo solo uso mi tele para ver DVDs y viejos videos.
En estos dias uno puede buscar lo que quiere en internet y leer sobre la calidad de los productos en distintas fuentes de información. Los comerciales sólo me interesan como minipelículas ya que pueden ser muy imaginativos e interesantes. muchos grandes directores de cine empezaron haciendo comerciales.
Muy imaginativa e inteligente tu irónica entrada. claro que como decía George Carlin acerca del sol (el hablaba de devolverle el status de dios por todo lo que nos da) "claro que de vez en cuando nos regala el cancer a la piel" !!

Margarita dijo...

Ana me he reído mucho con tu estupenda crítica ácida. Estoy de acuerdo contigo, totalmente. Conclusión: si estás gorda, tienes piel de naranja, los dientes amarillos y caspa, más vale que Dios te recoja. Y, si por el contrario, te duchas, te lavas los dientes, y el pelo y te pones una compresa con alas, sales flotando de felicidad, jajaja. Y eso de que los bancos y las aseguradoras son prácticamente una ONG. Es genial. Es buenísima esta entrada. Ahora veo poca tele, cuando estamos todos juntos a la hora de cenar, porque está fatal la cosa.Hace unos añitos estaba mejor. Imagina a los niños que llegan del colegio hoy a la hora de la merienda y en vez de "Barrio Sésamo" se encuentran con los grandes hermanos tirándose mierda unos a otros. Es como para no encender el televisor.

Yo también pienso esto que dices tú sobre la juventud y me preocupa hacia dónde camina la sociedad. Me pregunto qué valores tienen hoy en la vida, que piensan que todo es fácil y al menor contratiempo que reciben pueden verlo como una gran tragedia; que no aprecian las pequeñas cosas; que viven en la sociedad del consumismo y todo tiene que ser rápido y con el menor esfuerzo; que son muchos los que no estudian; en fin, que si tienes una sociedad así, alienada y que no piensa, la labor de manipular es cosa de niños.

Un abrazo grande,

Margarita

Caco dijo...

¡Johhh! qué triste por mí, estoy gordo y fodongo... Jajaja, pues amiga, fíjate que todo eso que has planteado es una fiebre actual, y el hecho de bajar de peso ha ido más allá de mejorar la salud. Entre otras cosas. Es bueno que recalques eso, a veces mi mente joven me hace dudar :p

Me encantas y bueno te admiro más.

Un abrazo inmenso... Espero que estés bien.

Shalom Laj.

Sombragris dijo...

Ana...me quito el sombrero ante tu entrada..se ha dicho mucho sobre el tema...pero entre todo me quedo con tu reflexion y en cuanto amanezca me voy tambien a tomar el sol a la calle...que ademas es gratis y en Cadiz nos sobra.Un beso y gracias por empezar el dia asi.

Adriana Alba dijo...

Ana, fué un placer pasar de visita por aquí, tienes un espacio muy bello.
Cuando gustes pasa por casa.

abrazos!

pepe dijo...

paso a saludarte y dejarte un abrazo.

Mª José dijo...

Con esta entrada y las fechas en las que estamos, solo se me ocurre decir ...AMEN...(*o-)
Besos de colores

Locuán dijo...

Uf. Soy el Locu. Has creado la obra cumbre de la literatura crítica analítica social.
Ani, nena, oye, cariño, soleta, ya por nosecualésima vez te digo: si tienes un poco de vergüenza envía este texto a todos los periódicos de Cádiz capital, porque no hay derecho que llegues a esta calidad literaria y contenido de ideas para que luego esto solo se publique en tu blog. Te lo digo como extaterreste que soy, que eres la última esperanz d liberar a la especie humana de la manipulación que la exclaviza.
Texto 10.
Texto Bingo.
Texto Cumbre.
Texto Sterona (é broma)
Abalancha besos incontenibles, me quito el cráneo ante la genialidad.
Remuakis.
Jo. Lo jiso,lo bordó.
Snif, quémoción me embraga.

Ana Márquez dijo...

Muchas gracias a todos. Evidentemente, aunque la apariencia física siempre fue importante para el ser humano, nunca alcanzó el rango de obsesión como en la era de la imagen. Hoy día el hombre ya no es l que es, es sólo lo que parece.
En fin, el algún lugar pararemos.

Besos a todos y gracias! :-)

Ana Márquez dijo...

Gordi, andayá :-) :-*

santiago dijo...

Estimada Ana, yo hace tiempo que no veo la tele, casi ni los telediarios.
Un abrazo y felicidades por tu entrada

José dijo...

Passei aqui para ver se via
nos comentários que escrevi
alguma coisa que não devia
olhei muito bem mas nada vi

una buena Pascua
saludes.
josé.

Mariana dijo...

HOLA ANA!!:
EXCELENTE POST!!"La publicidad"...si hay algo que detesto es ver modelos divinas comiendo chocolate o bebiendo alcohol y los blanquitos rubios pasandola genial...lo triste de todo ésto es que los jovenes atrapan esto,por supuesto que tambien ser mayorcito es una ruina total.
Un beso!!

Ana Márquez dijo...

Santiago, José, Mariana, gracias!! :-)

AUGUSTO ZORRILLA dijo...

Con razón el último gran Filosófo del siglo XX MArtin Heidegger decía que la TV era peor que la bomba atómica y obviamente como dices ebn cuanto a mensajes subliminales y tambien directos sólo embrutece el alma del ser humano. La madre Teresa tambi´´en decía que para ella no había peor tragedia que una familia cenando distanciados por el TV. La Tv es como la campana deel Perro de Pavlov , no obstante hay que tener el albedria para apagarla ante el derroche de estupidez y sobretodo de buscar mejores programas. Creo que si se hace un a encuesta veremos que el zapping es compulsivo pues realmente hay poco de bueno en los contenidos.
Un abarzo y gracias por hacernos reflexionar.
PD.- Tu lienzo de "La Joven de la Perla " es lindo.

montse dijo...

muy buena entrada!!..me gusto
un beso Ana

Ana Márquez dijo...

Augusto, Montse, gracias por vuestra aportación. Besos!

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me gustó mucho leerte. Tienes razón en cuanto a la publicidad

Un abrazo desde mi poesía

Carl dijo...

Hi Ana,
This is wonderful! I always enjoy visiting your site so much. Even if I have not laughed all day I know I can count on your writing to make me smile big! I have not been online much these last few weeks. Sometimes life gets soo busy there is no time.:) Speaking of "Time" You are so right with your thinking of it. Some time ago I thought of it in a much more profound way than before. I wrote a little poem about "time" which seemed like just stream of thoughts when i finished.:)It actually sounded like Alfred Profrock a little! I did post it ..I think somewhere on my wordpress site.
http://carlsvilleproject.wordpress.com/ Maybe I can give you a chuckle too!:)
Soon I will be leaving for my first trip to Asia. I will be spending some time in the Philippines with friends.. I am so excited to go!
Always take good Care Ana..Hugs..Carl

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba