.

Bienvenidos :-) Los textos, pinturas, dibujos, crafts y fotografías que veis por aquí son de mi autoría, a menos que se indique lo contrario. Podéis tomar lo que queráis,
pero indicad, por favor, el lugar de procedencia. Gracias a todos por ser, gracias a todos por estar.


Welcome, all these paintings, drawings, crafts, texts and photos were created by me. I hope you enjoy them :-) You can take them if you want to, but, please, just add my name or a link to my site. If you need a translator, you have it on the right, in the sidebar.


Thanks a lot for being here.




.

29 junio 2009

A mí no me gustaba Michael Jackson

La imagen es de www.videosfm.com, tratada con Photoshop.


A mí no me gustaba Michael Jackson. Esto lo dejo claro desde el principio para que entendáis mi silencio en estos días de chisporroteo mediático en que la mayoría de los blogs por los que nos andamos han publicado, cuando menos, una breve entrada haciendo alusión al tema. Pero mi silencio era cómplice de mi duda. Mucha gente sabe que este artista nunca fue santo de mi devoción y temía que se me acusara de oportunismo, de bailar al sol que más calienta con la aviesa intención de contabilizar más visitas o yo qué sé. Un lío en la chola. Pero estos cuatro días de comecocos han resultado un espacio útil para reflexionar sobre la fama, sobre los mitos, sobre la fragilidad de las emociones, sobre las terribles y ocultas torturas interiores a que a veces son sometidos algunos seres humanos y que hacen que esos seres humanos se vayan muriendo poco a poco sin que nos demos cuenta, de pie ante nuestras narices, y no sólo de pie. A veces, hasta bailando.


Cuando digo que no me gustaba Michael Jackson quiero decir, por supuesto, que no me gustaba su música. Yo, que soy una casposa irredenta, siempre me incliné más por (aquí se aceptan risitas, risas, risotadas y hasta descojones :-))… Mocedades. Quiero decir que siempre me ha atraído el folk en cualquiera de sus formas, el country, la música celta, y las maravillas que con la música celta pueden hacer genios como Mark Knopfler, por poner un ejemplo ilustre. Pero también confieso que en los ochenta dejé que Mecano me pusiera los vellos en posición de firmes y que más de una vez en aquellos maravillosos años de pubertad alborotada dejé que los ojos se me fueran en jubilosa peregrinación tras el inquieto culito de Miguel Bosé. Pero Michael Jackson nunca me dijo gran cosa, aunque reconozco el mérito de su arte. Sólo consiguió emocionarme con su “We are the World”, y pare usted de contar.


Sin embargo, Michael Jackson, la persona (no así el personaje), no me disgustaba. Incluso me siguió cayendo bien cuando medio mundo le señalaba con el dedo impoluto de los “perfectos” que se creen con derecho a enarbolar la primera piedra, expertos en señalar, con la uña del dedo bien pulcra pero sin detenerse antes a limpiar la porquería que guardan en sus propios armarios. Y es que a mí este chico, a pesar de su fortuna, primero ganada y dilapidada después, a pesar de su evidente poder, a pesar de sus calcetines horteras y sus rarezas varias, a pesar de todo, siempre me ha despertado un sentimiento de piedad. Me daba lástima. Resultaba demasiado obvio que era una persona triste y que sufría, y sólo esto ya es suficiente para mover a compasión. Era un chico triste y estaba resentido con un padre que le maltrató y explotó hasta extremos injustificables y del que trató de huir toda su vida, “vengándose” de él, renegando de él, aunque este rechazo subconsciente le costara el sacrificio consciente de renunciar a su propia raza. Todo el daño, la violencia que Michael Jackson infligió a su propio cuerpo, dicen, no era más que una agresiva forma de librarse del padre odiado con quien tenía, para su mal, un parecido inquietante y cuya imagen le saludaba de forma siniestra cada mañana desde el distrito de terror en que se convirtió su espejo. Sólo él, o quizás también sus psiquiatras, saben qué picos insostenibles de angustia y desesperación llegó a experimentar.


Por otra parte, amén de triste, me pareció siempre un hombre cortés. Y esto también hasta extremos poco habituales. Los paparazzis le acosaban como a cualquier otra estrella de su calibre, sólo que Michael nunca reaccionó ante ellos como las estrellas de su calibre. Estamos tan acostumbrados a ver cómo jugadores de fútbol, cantantes, ex cantantes, toreros, ex toreros, ex alcaldes corruptos, ex esposas de toreros, copleras, petardas analfabetas o inclasificables y demás fauna mediática, solucionan a puñetazo limpio sus pequeñas diferencias con las hienas de cámara y micrófono, que nos parece de lo más normal, y, de hecho, la mayoría pensamos que en su lugar, ante tanto acoso y derribo, haríamos lo mismo. Sin embargo, ¿visteis alguna vez a Jackson enfadado? ¿Le visteis hacer maniobras obscenas con el dedito cordial al más puro estilo de nuestra bienamada Duquesa, o le visteis gritar improperios a la prensa amarillista que le acosaba hasta la náusea? ¿Alguna vez le visteis mostrarse de otra forma que no fuera educada? Yo estuve haciendo memoria y mi respuesta es “no”, aunque acepto que mi memoria y mi información siempre son muy limitadas. Mi humilde opinión es que Jackson admiraba a sus propios admiradores y pensaba que no merecían un mal gesto por su parte, incluso cuando ese mal gesto iba dirigido a ese moscón carroñero a un objetivo pegado que lo estaba pidiendo a gritos.


Definitivamente, no era un “bad”. Creo que, de haber podido, incluso habría sido educado con el cabrón (disculpad) que, obviando todas las normas del respeto y la dignidad, osó perpetrar una última fotografía cuando introducían su cuerpo inerte en la ambulancia al tiempo que recibía la asistencia desesperada de los profesionales que le atendieron. Claro que pedir respeto y dignidad a un buitre, es pedir sangre a un nabo.


A mí no me gustaba Michael Jackson. Pero era un hombre triste y asombrosamente amable y ha muerto demasiado joven, cuando aún le quedaba, quizás, mucho por hacer. Todo esto es suficiente, creo, para merecer una entrada más en otro blog cualquiera de los millones que le rinden culto estos días desde todos los puntos del globo. Yo me uno al desfile, con vuestro permiso, y os dejo una última reflexión, por otra parte muy simple, que me ha venido a la mente viendo cómo las calles de todo el mundo se convierten estos días en una curiosa mezcla de homenaje, baile y lágrimas por el rey del pop. (“Hoy en la calle, la pena baila”, como dijo una inspirada corresponsal española en Los Ángeles). Y mi reflexión es:


1. Michael Jackson hizo “algo” (y esto es más de lo que se puede decir de mucha gente que en toda su vida no ha hecho absolutamente “nada”).


2. Ese “algo” que hizo Michael Jackson era “bueno”.


3. Ese “algo bueno” que hizo Michael Jackson contribuyó un poco a la felicidad de cientos de miles de personas en todo el planeta (y esto es mucho más de lo que jamás dirán de ninguno de nosotros).


Que en paz descanse… No, que no descanse, yo soy naif y creo en la vida de lo intangible, así que espero que “el rey” siga bailando por toda la eternidad pero ya con el corazón firme, los ojos nuevos y el alma en pie.


Tiene tiempo y espacio, todo el Espacio. Que siga siendo amable pero no triste y que su célebre “paseo lunar” haga honor a su nombre. Ahora ya puede practicarlo de verdad a lomos del satélite.


Yo seré una de las que, a partir de ahora, mirarán la luna de otra forma :-) . Quién sabe…


Perdón por la extensión y besos a todos.





Últimas noticias. Parece que el chaval que le denunció por abusos sexuales se ha retractado. Ver enlace.

Por cierto, yo también me tumbo con mis sobrinos, espero que nadie me acuse de nada...
Señor.....

En fin, dejo ya este tema, tengo el estómago delicado.


29 comentarios:

MarianGardi dijo...

Ana, a mi si me gustaba mucho en su epoca, aunque otros me gustasen màs y mocedades me encantaba tambien y el rok y todos los que has mencionado, la mùsica siempre que sea buena, me gustan todos los estilos, pero personajes del calibre y la genialidad de Michael Jackson hay pocos, o como Madonna, o Bruce Springsteen, son ùnicos y geniales, solo por eso merecen ser admirados aunque los gustos son muy libres.
Hoy hemos tenido la ocasiòn de poder estar mas tiempo juntitas compartiendo.
Un entrañable abrazo

HYDRO dijo...

Su música me gustaba, pero el aire de locura que poseía esa no, aunque en su última época estaba ido del todo.Yo cómo tú pienso igual, para que hablar de el si ya lo hacen todos los medios.Un beso.

beronnikka dijo...

Yo que no suelo conmoverme fácilmente, me he conmovido con esta declaración, porque yo sí fui una fanática que no dejó escapar cassettes, Cds y jamás faltó su música en alguna fiesta sobre todo en el tiempo en que estaba mas de moda.
Siempre supe (desde que se dio a conocer por los medios), lo terrible que fue su vida y ha sido tanto el dolor que he sentido por su repentina partida que no había pronunciado ni escrito palabra hasta ahora, no podía, solo me permití poner unas fotos en mi blog porque sentí como que era para que él desde alguna parte lo viera, nada más.
Hay muchas cosas bien ciertas en lo que escribes Ana preciosa, y sobre todo; cuando una persona crece bajo la tortura propinada por los padres (padres - Madres), queda en el inconciente marcado el patrón del dolor y la de la NO aceptación, por tanto cuando se crece comúnmente se busca a "alguien" o "algo" que te siga haciendo sufrir, porque es como decir, pues bien, si he recibido golpes y rechazo de las personas que debieron protegerme, por qué no recibirlas de quein ni siquiera me conoce.
Ha ver si me entiendes, no puedo escribir más....
Besitos

Adolfo Payés dijo...

Un gusto leerte..

Como se dice en estos días.
Que descanse en PAZ..

Excelente.

Saludos fraternos
un abrazo con mucho cariño
Besos

Caco dijo...

Saludos Ana, comparto mucho tu idea, tampoco fui amante al trabajo de Michael, aunque no se niega que puediera hacer genial... lo cierto, es que el denomidado rey del pop, había llevado una vida muy atropellada tanto por su familia, por las burlas a su constante cambio de apariencia, y a las acusaciones sobre pedofilia (cosa que sólo él sabrá). Llegándole la muerte de forma repentina, sin poder si acaso pensar en lo que sería de la vida de su prole y en fin otras cosas que uno deja al morir.

No es mentira que se pierde un ícono de la cultura pop, como ha pasado con la siempre bella Farrah Fawcett.... pero es parte de la humanidad dejar de marcar sus huellas un día. Su gesta seguirá y no faltará admirador que le haga los honores. Habrá que esperar y ver que más saldrá porque este tipo de temas siempre son exprimidos y comidilla temporal de los medios, tanto la amarillista, la subjetiva y la objetiva.

Muy buen artículo.

Saludos!

MiLaGroS dijo...

Me encanta todo lo que has escrito. Con la ternura el respeto y la sinceridad con que lo has dicho. y estoy de acuerdo con todo. un beso preciosa. milagros

alejandro aparicio morales dijo...

cuanta sinceridad
tu siempre tan dama, tan elocuente
tan amable al hablar
pues te dirè que ami tampoco me gusta(su musica)
te mando un gran abrazo


que tengas un grandioso dia




adios

MIRACHE dijo...

es un placer leerte la verdad.
seguiré adentrandome en tu blog
MIRACHE

Arantza G. dijo...

Una entrada diferente, que aplaudo.
Dos besos.

azpeitia dijo...

Estos personajes siempre son complejos y controvertidos, y o no lo he seguido nunca en plan de fan, siempre me ha parecido una especie de fantasma, caricatura de hombre, manipulado por las multinacionales y he oído tres o cuatro cosas muy buenas de él.
El resto de su vida es un desastre....un beso de azpeitia

pepe montero dijo...

A mi, de ese paradigmático diablillo o diablete, zomby o zombete, me gustaba como a todos, por la originalidad de sus videos, y puesto que nunca lo aprecié en vivo, (en directo)ahora, en muerto, quizás uno, reflexiona acerca de lo desdichado que se puede llegar a ser, a pesar, o por culpa de, (vete tú a saber) del éxito.

Nunca me emocionó, y mira que soy fácil, enseguida mojo el ojo, pero era bueno el chaval, con sus grititos y su marcha atrás conectó con millones y millones de sensibilidades, tenía su arte y su cosa, sí.

Daniela Matos dijo...

Querida Ana: En primer lugar, este personaje no aportó nada a mi vida.
Para mi la música es para oírse y degustarse con placer, sin tanto ruido y desde luego, debe comunicarte algo.
Para comenzar este ser anodino, cantaba en inglés, idioma que me deja más bien fría, aparte de que no lo entiendo del todo.
Tal vez haya derretido los corazones de muchos fanáticos del genero pop,pero también la publicidad y el derroche de recursos electrónicos y económicos,influyeron en el ánimo de sus público.
Ayer tuve la necesidad de subirme al metro (se descompuso mi minicoche), en el pasillo de una de las estaciones, se encontraba un hombre tocando el violín, las notas lloronas de dicho instrumento
me emocionaron, pensé : ¿que hace este virtuoso con una escudilla a sus pies, tratando de ganarse unas monedas?
Esta es la realidad, la gente hace cada día ídolos con pies de barro. y deja pasar a los virtuosos.
M. Le Chat

David dijo...

Se ha muerto una persona, independientemente de lo que haya hecho, dejado de hacer, sea, fuere, etcétera. Somos unos grandes hijos de puta. Despellejamos al instante. Verguenza de humanidad por un pico de audiencia, por dios. Saludos!

Antonio dijo...

Reconozco que no era santo de mi devoción. Pero el fenómeno típico americano, con el salto de la nada al todo, se da al amparo de los saprofitos y sanguijuelas que saben ver un portento, desarrollarlo y exprimirlo hasta llevarlo a la monomanía o locura. Ha sido un monstruo, pero cuidado, cultivado y utilizado por ese torbellino de sociedad que lleva a este tipo de finales, donde el interés del entorno está por encima de la estrella, que acaba cargado de deudas, anclado a la droga y con una vida muy artificial… No, no me gustan estos casos, sí como canta, baila y escenifica, pero la gestión del fenómeno es deplorable…
De todas formas, la muerte de una persona a tan temprana edad, truncando su proyecto de vida todavía muy fructífero, es lamentable... Que descanse en paz!

Al menos eso pienso, Ana.
Un beso

Ana Márquez dijo...

Muchas gracias a todos, amigos, por vuestras reflexiones, vuestras opiniones, incluso vuestra discrepancia :-) Es de lo q se trata, de opinar.

Antonio, hace días q entro en tu blog y no veo movimiento, espero q estés bien.

Un besazo fuerte a todos

Antonio dijo...

Anduve por Barcelona del 23 al 29 por asunto familiar y de visita a la familia y amigos. Muy interesante la descongestión de la presión malacitana, al igual que el encuentro con los seres queridos... dos kilos más a la cintura producto del yantar y el beber desordenadamente.
Un beso y seguiremos escribiendo aunque el 6 paso por quirófano.

Ana Márquez dijo...

Lo de la descongestión esa no lo pillo, pero ahora te escribo y me cuentas lo del quirófano

Ada dijo...

Ana, me ha encantado tu reflexión sobre Michael Jackson, sobre todo porque estás totalmente cerca de lo que yo opinaba de él, como persona.

A mí sí me gusta. Tengo todavía mis videos VHS grabados de la tele con vídeos musicales y en la mayoría aparece Jackson, porque no sólo me gustaba oirle, verle bailar era un espectáculo.

Como persona tengo muy claro que además de todo lo que cuentas, el pobre todavía sobrellevaba algo peor. Los parásitos que se le arrimaban sólo por ser él y sobre todo por su dinero. Y aquí incluyo a la mayoría de su propia familia.

Fíjate, que sólo es una suposición mía, pero siempre he pensado que eso Michael no tenía complejo de Peter Pan, es que era Peter Pan. Me explico...

Siempre he creido que mentalmente Michael no era "adulto" (hablo de cociente intelectual) y que por eso se encontraba mejor entre niños porque era con los que de verdad se entendía.

El problema es que algunos de esos niños tenían padres parásitos que vieron la ocasión de "tener recompensa".

Un besico Ana y "sigue siendo así" ;)

zafiro dijo...

comparto lo que dices de este genio musical que revoluciono al mundo...
y claro que tuvo sus errores en su vida como todo el que decide hacer algo,no se equivoca el que no hace nada,dice el dicho.
te dejo un beso y pretendopoder seguir con mas tiempo y detalle tus escritos.

Tony Buendia dijo...

Es indudable la genialidad de este gran músico, guste o no su obra, pero también es indudable que como cada cosa en la que su genialidad hacia acto de presencia termina siendo mas un desfile de ovejas que solo ven quien firmo el acto, que un autentico ejemplo de arte.

A mi si me gusta su música, aunque no me gustaba nada el ni su actitud, y he de decir que en cierto modo, hace ya mucho que murió, y es una pena que al final esta muerte artística, haya sido el preludio de la muerte física.

Gracias por tus palabras Ana.

SÍSIFA dijo...

Ay, Anamor. Lo que dijiste de su relación con el padre...lo de morir de a poco, bailando frente a un espejo donde ya no estaba...Ana, es tan profundo y compasivo. Yo siento lo mismo que vos. Él transformaba en arte su desesperación, como tantos de nosotros. Sólo que hasta ahora nadie lo había expresado tan bien ni tan humanamente como vos.

Ana Márquez dijo...

Muchas gracias, Ada, Zafiro, Tony, Sisi, por vuestros comentarios, opiniones y por la sensibilidad que demostráis. Un abrazo con extensiones, que os abarque.

JUAN dijo...

Pues después de meditar en si debo o no comentar este tema y exponerme a recibir arañazos por impopular, pues me arriesgo porque no puedo callar. Me he puesto una bufanda liada en la mandíbula y atada arriba en la cabeza para evitar abrir la boca, pero ná, es imposible callarme.

¿Quién soy yo para juzgar a nadie? cada uno tiene su vida y sus propios problemas, yo bastante tengo con los míos para ocuparme de si éste hizo esto o aquél lo otro.
Yo escucho la música que me gusta y punto. Y que un señor pueda vender 86 millones de copias del Triller, uno sólo de sus discos, merece un respeto. Podéis decir que su música era o no basura, que no os gustaba y que todo es producto de marketing; pero ahí está: 86,000,000 copias vendidas, y un nuevo modo de bailar, un ritmo genial, imposible de emular. Y eso es lo que yo admiro en una profesión con tanta competencia.
¿Están esos millones de personas equivocados? ¿Sois más inteligentes o más cuerdos que todos ellos?

Y no es Michael mi cantante favorito, sólo me gustaba oír y ver la coreografía de ese disco. Me gusta más la irreverent Madonna con su maravilloso ritmo, y su cuerpo sensual y provocativo. Pero tampoco es ella mi favorita; no tengo,no soy fan de nadie, no tengo preferencias, me gusta la música variada.
Si entras en mi blog a mirar en mi perfil encontrarás que mis obras musicales favoritas van desde La danza de las valquirias, de Bethoven, hasta Marifé de Triana, pasando por el Adagio de Albinoni, Donovan, The Rollins Stones O Casta, de María Callas.
Imagínate si yo me detuviera a examinar y juzgar la vida de los actores antes de ver una película: no vería ninguna.¿Qué me importa amí si Sabina le da a la raya si luego canta de maravilla? Allá él con su salud, ya lo sabe: Rey muerto, Rey puesto, y cuando muera, otro ocupará su lugar.
¿Son malas las películas que nos asombraron en nuestra juventud de RoK Hudson porque al final declaró que era Gay? No, no lo son. Algunas de entre ellas han quedado como monumentos al septimo arte.Y si era gay, pues allá él con su trasero, mientras yo controle el mío.
Resumiendo, Michael Jackson era un genio como cantante. Su vida personal no me interesa, hizo lo que quiso pudiendo hacer otras cosas. Y no sólo el fue manipulado, sino todos los que siguen la telebasura de calumnias y mentiras que existe en todos los países, donde unos días acusan de las mayores atrocidades y al siguiente alaban al calumniado. Todo depende de que éste les haga o no caso, que acepte sus entrevistas o las rechaze. Por eso no me sorprende que ahora el chaval que lo denunció retire su denuncia.Ya no tiene nada que ganar.

Y ahora me pongo los brazos cruzados sobre la cara y me retiro despacito antes de que saltéis sobre mí.
Salu2

Ana Márquez dijo...

Quítate la bufanda, Juanillo, q hace mucha caló por estos sures de nuestras entretelas. ADemás los "blós" están pa eso, pa desahogarse y decir lo q se quiera siempre sin faltar a nadie.

¿Pero tú has leío el artículo, niño? Que me he tirao dos folios defendiendo al Micky... En fin, que de acuerdo contigo, y q de eso iba esta entrada. Gracias por tu comment tan extenso y repartío :-) Un besazo

José Manuel dijo...

El POP ha palidece...cómo él...
Besos

Ana Márquez dijo...

Como dice Buenafuente, Jose, lo malo de M.Jackson es q con él no se puede hacer humor negro :-)

Pobrico, descanse en paz.
Gracias por la visita, majete.

Isis dijo...

holaa que tal pasaba por aqui mirando blogs... me ha gustado este post ke has puesto me parece muy justo. bonita musica ke tines puesta un besote

Anónimo dijo...

Locuán Dixit:
Excelente"

Ana Márquez dijo...

Muchas gracias, Isis :-)

Gracias, anónimo gordi. (Ná, no le da la gana de comentar con su cuenta).

Besitos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba